MERCAT DE SANT ANTONI

CLIENTE: RAVETLLAT I RIBES ARQUITECTES
Barcelona (España)

El Mercat de Sant Antoni se ubica en el entorno geológico típico de la ciudad de Barcelona. Estratigráficamente se puede discretizar el subsuelo como una sucesión de capas arcillosas y arenosas, con distintos niveles de compacidad y resistencia, formando lentejones. El nivel freático se encuentra a unos 3m de profundidad.
Se trata de una obra especialmente compleja desde el punto de vista de la hidrogeología. La presencia de edificaciones antiguas con cimentaciones superficiales situadas extremadamente cerca del recinto de excavación ha requerido la prolongación de las pantallas perimetrales hasta más de 30m de profundidad, a fin de empotrar la punta dentro de un estrato impermeable formado de 4m de espesor y no inducir asentamientos en ellas que pongan en peligro su integridad. Durante la obra se ha llevado a cabo un control exhaustivo de las edificaciones existentes, así como una monitorización de la evolución de los niveles freáticos dentro y fuera del recinto estanco de la obra para asegurar la impermeabilidad del vaso.
Cabe destacar también la presencia de la escarpa y la contraescarpa, partes de la antigua muralla que rodeaba la ciudad de Barcelona y que han requerido de actuaciones importantes para su conservación. Asimismo, el hallazgo de una parte de un camino romano y la necesidad de preservarlo ha requerido de la hinca de una “bandeja” de perfiles metálicos en forma de cajón que permitan sustentarlo. Esto ha sido posible debido a la resistencia de la capa de arcilla en la que originalmente se construyó.
Imágenes: ©Adrià Goula

Esteyco