EL IMPARABLE AVANCE DE LAS TECNOLOGÍAS CRANELESS EN EL SECTOR EÓLICO. ¿ESTAMOS CERCA DE LOGRAR PRESCINDIR POR COMPLETO DE LAS GRÚAS MÓVILES?

El mercado de instalación, operación y mantenimiento de los aerogeneradores continúa creciendo gradualmente al mismo tiempo que la capacidad global de generación eólica instalada. Además, tiene asegurado su desarrollo a largo plazo, pues la implantación de energía eólica entra en las principales hojas de ruta de casi todos los países del mundo, hasta, por lo menos, el año 2050.
A pesar de ser en el campo del mantenimiento preventivo y los pequeños correctivos donde encontramos más aportaciones, en forma de nuevos desarrollos y competencia, es la parte correspondiente a la instalación y grandes correctivos la que presenta los mayores desafíos, y, por tanto, también tienen cabida las soluciones más transcendentes y espectaculares.

Llegados a este punto, cada vez más actores de la industria eólica están apostando por soluciones que prescindan por completo de grúas móviles, por sus beneficios económicos y medioambientales.

No es nada nuevo que el alquiler de las grúas tiene unos costes directos muy elevados. Menos conocido es, aunque también relevante, que frecuentemente, conlleva costes indirectos en forma de reforzado de puentes y carreteras, para permitir el paso de los camiones que las transportan o construcción de playas y caminos que posibiliten y soporten el acceso de estas a las turbinas, incluso gastos en forma de trámites, como la obtención de permisos especiales.
No es, así mismo, ninguna novedad, que los desarrollos actuales de las turbinas, los cuales ya rozan los 10MW de capacidad, se basan en sistemas de torres cada vez más y más altos, que ya están por encima de los 150 metros de altitud (veíamos recientemente un ejemplo de turbina de 200m), suponiendo un auténtico quebradero de cabeza para la industria de la elevación.

La disponibilidad presenta otro reto. Hasta que la grúa llega al parque eólico y realiza la operación necesaria, el tiempo de parada de máquina que genera una pérdida de producción del aerogenerador durante una operación de mantenimiento, puede ser de días o semanas, dependiendo del número de grúas necesarias y la accesibilidad del parque.

Por tanto, sí lográsemos eliminar la necesidad de uso de grúas móviles, conseguiríamos rebajar los costes de movilización, instalación y mantenimiento e incluso tendríamos una repercusión capital en los costes tanto económicos como medioambientales de la energía final, reduciendo la factura de cada consumidor de la red eléctrica en su casa y/o trabajo.

El panorama se presenta interesante para los próximos años y las entidades públicas europeas quieren asegurar su posición a la cabeza mundial al respecto. De modo que se encuentran premiando con fondos y ayudas a las compañías que priorizan la innovación y la inversión en I+D+I.
Teniendo en cuenta todo esto, el avance de los sistemas craneless, se antoja imparable. Diversidad y ejemplos, no nos van a faltar:

Es el caso de Esteyco, empresa de ingeniería, referente en construcción de tramos de torre de hormigón, cimentación y fundaciones a nivel mundial. Quien desde el año 2014 instala y perfecciona sus soluciones para tramos de torre autoelevables, entre otras propuestas. Fue premiada por el programa EUROSTARS.

O la joven empresa navarra Nabrawind, quien de la mano de su sistema patentado Nabralift de auto-izado de torre completa, basado en un sistema de celosías que eleva por tramos desde la base la zona del superior, del aerogenerador. Promete ahorrar un 30% de los costes de instalaciones, principalmente aquellos provenientes del uso de grandes grúas. El fondo europeo FEDER o el navarro SODENA apuestan por ellos.

Mención especial merece Lagerwey. Fabricante holandés de turbinas “direct drive”, que ofrece, asimismo, soluciones de instalación de sus propios componentes llave en mano. Dicha compañía está a punto de lanzar al mercado su última tecnología, a la que han bautizado como Climbing Crane, la cual escala desde la base hasta la cima del aerogenerador mediante unos peldaños, instalados en cada tramo de torre, con el fin de instalar tramos de torre, e incluso rotor completo de sus, cada vez más grandes turbinas, sin que el tamaño de estas afecte al coste de instalación al prescindir de la movilización de grúas.

Cabe resaltar las aportaciones de Liftra, compañía pionera en este campo, que cuenta en el mercado con la Self-Hoisting Crane para el cambio de multiplicadoras y generadores, y este mismo mes acaba de presentar la nueva tecnología Blade Way, para el cambio de palas y rodamiento de estas sin necesidad de uso de ninguna grúa. Ambas tecnologías solo necesitan de la movilización de un contenedor de 40” y un juego de polipastos a instalar en lo alto de la góndola para realizar las operaciones de gran correctivo. Blade Way ha atraído la atención de EUDP y Market Development Fund.

Ante este panorama, no podemos si no estar expectantes a ver que nos sigue deparando este nuevo año 2018. El futuro en este campo es realmente prometedor, incluso brillante. Todas las soluciones propuestas, apuestan por tecnologías más ecológicamente responsables, que reducirían aún más las emisiones, conseguirán favorecer la instalación de energías renovables en sitios de difícil acceso, reducirán aún más los precios de la energía y harán, en definitiva, la energía más limpia, económica y global.

Fuente: Energía de hoy.com